Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
Concierto de Red Hot Chili Peppers en Madrid - conciertos de musica
Buscar en
Estás en MUSICA >> CONCIERTOS >>
Concierto de Red Hot Chili Peppers  en Madrid

Concierto de Red Hot Chili Peppers en Madrid

Un artículo de Miguel Ruiz || 19 / 12 / 2011

El número de pulsaciones que ejecuta Flea en cada uno de sus conciertos es digno de un estudio científico, pero es que lo de anoche se salió de la vía láctea. Michael Peter Balzary, apodado ‘Flea’, no es un humano, es un dibujo animado.

Junto a la impecable percusión de Chad Smith y el brasileño Mauro Refosco, Flea marcaba el ritmo de una exhibición musical que empezaba con el serpenteante bajo del último single de la banda: ‘Monarchy of Roses’. Ese tempo que marcaron desde un principio consistía en economizar la velocidad de sus temas y colocar isletas de calma para que el setlist no se pasase de frenético y exhausto.

I’m With You es una gira muy bien preparada. Esto se vio en las 'improvisaciones preparadas’ o podemos llamarlas simplemente ‘jams’ que sirvieron para introducir temas como ‘Can’t Stop’, ‘Universally Speaking’ y ‘Californication’.

La puesta en escena fue espectacular, pasando de un pillo minimalismo en las luces y pantallas al florecer de una ingeniería impresionante de luces, luz y sonido. Esto suele ser parte del ‘show’, pero es que en este concierto merecen un sobresaliente el recurso de vídeos, movimientos de los paneles y la coordinación de sonido y escenario.

Como suele ser habitual, los Red Hot dieron una actuación positiva en la que brillaron especialmente temas como la oda a la imaginación, ‘Charlie’, la energética ‘Look Around’ extraída de su último disco y la exuberante y divertida ‘Me & My Friends’, que fue introducida cómicamente por Anthony Kiedis y Flea como una canción “tranquila para los niños”.

La gran sorpresa en el listado de temas fue ‘Breaking the Girl’, una balada rock de carretera setentera que rescataron del disco que les catapultó al reconocimiento mundial: Blood Sugar Sex Magik. Entre los grandes olvidados se encuentran sus discos de los 80, de los que agarraron la versión de Stevie Wonder convertida en himno ‘Higher Ground’ y la breve y funky ‘F.U.’, extraída del disco de rarezas Out in L.A. que Kiedis dedicó al bajista: “Quiero dedicar esta canción a Flea, es un momento único en el que no quiero que nadie interfiera”, y cuya letra repite ‘fuck you’ unas nueve veces.

Solamente su compañero de batallas puede decirle a su majestad del bajo ‘jódete’ aunque sea de manera irónica. Nosotros podríamos decirle ‘jódeme’ y lo hará con gusto. Flea te vuelve loco como él mismo. Cada pulsación de sus dedos es un chute de adrenalina, de dedicación al rock durante casi treinta años para convertirse en el número uno y encima mantener la humildad. “Es jodidamente asombroso estar en los Red Hot Chili Peppers, es genial estar en algo en lo que realmente crees”, decía al poco de empezar su actuación para finalmente despedirse del palacio de los deportes agradeciendo todo el apoyo que el público madrileño les ha prestado siempre.

Generaciones y generaciones siguen persiguiendo la estrella Red Hot. Personalmente, habiéndoles visto durante siete giras diferentes, es increíble ver como siempre hay un público adolescente seguido de las anteriores generaciones que se engancharon al mejor rock de una banda que crea leyenda, emana carisma y ofrece siempre un gran espectáculo de música sacándose del bolsillo un catálogo tan amplio de temas como heterogéneos que tienen que descartar discos enteros para no sobrecargar sus setlists.

Anthony Kiedis sonreía como nunca a su público y terminó con un sujetador atado al cuello que desde el público lanzaron al nuevo guitarrista Josh Klinghoffer. Éste, el que más tapadito iba pero no el que menos se movía, supo dar la talla aunque no se dejó de echar de menos al mejor guitarrista de las últimas décadas, John Frusiciante, en riffs como el final de ‘Dani California’ o en la electricidad de temas como ‘Give it Away’.

La orgía musical terminó con un superjam de unos siete minutos tras el cual solamente podían pasar dos cosas: Que a Flea se le cayeran los dedos al suelo y los brazos de Chad salieran despedidos al público o que por consecuencia de la energía cinética cambiara el rumbo del planeta Tierra.

En el adiós, Flea movía sus manos y dedos en señal de despedida y Chad lanzaba baquetas y púas al público. Una noche más nuestro globo terráqueo pareció acelerar su ritmo para encontrarse con la estrella que simboliza la dinámica y superviviente carrera de los Red Hot Chili Peppers.

Imagen de Concierto de Red Hot Chili Peppers  en Madrid
Imagen 1 de 1



Buscar CONCIERTO DE RED HOT CHILI PEPPERS EN MADRID en

Buscar CONCIERTO DE RED HOT CHILI PEPPERS EN MADRID en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2017
Revista iPad / | Contactar